8 cualidades que debería tener un buen agente de seguros

Las personas que contemplan convertirse en agente de seguros o se han preguntado si esta carrera podría ser adecuada para ellas, hay varias cualidades que deberán tener, al menos hasta cierto punto.

La venta de seguros puede ser una propuesta lucrativa, con comisiones relativamente altas y un alto grado de autonomía con horarios de trabajo flexibles. Sin embargo, no es un trabajo fácil. Existe el riesgo de que haya una alta tasa de rechazo de clientes, se ha de convivir con el estrés y ser persistente para no renunciar al trabajo. Aún así, todos los buenos agentes de seguros comparten algunas de las habilidades y conocimientos que describiremos a continuación, además de cualidades fundamentales de una forma u otra.

¿Qué habilidades ha de desarrollar un buen agente de seguros?

1) Poner las necesidades del cliente primero

Un agente de seguros que sólo busca ganar una comisión, independientemente de las necesidades del cliente, probablemente no durará mucho en el negocio. Los agentes y corredores que escuchan activamente lo que quieren sus clientes actuales y potenciales podrán ganarse su confianza, que es la parte más difícil de su trabajo.

Por ejemplo, los agentes que están dispuestos a ofrecer a sus clientes un producto que paga una comisión más baja porque se adapta mejor a sus necesidades tienen muchas más probabilidades de retener a los clientes.

2) Ofrecer un excelente servicio al cliente

Los clientes que pueden ponerse en contacto con su agente de seguros cuando lo necesita tienen muchas más probabilidades de permanecer satisfechos y tranquilos. Una respuesta oportuna a las llamadas telefónicas o consultas realizadas a través de cualquier canal digital (WhatsApp, WebChat, email o SMS) es imprescindible.

3) Tener inteligencia emocional

Esto incluye la capacidad de escuchar y empatizar con los clientes en un nivel más profundo para saber lo que realmente quieren y necesitan. Un buen agente tiene tacto y sabe cómo ayudar a un cliente con su duda sobre un seguro, ofreciéndole una solución a medida.

4) Disponer de un alto nivel de energía

Uno de los rasgos más importantes de un buen agente de seguros es ser proactivo y positivo en todo momento. Una actitud desgastada o triste se contagiará inmediatamente a los clientes y los puede desanimar a contratar cualquier tipo de seguro.

5) Ser persistente

Ésta es quizás la cualidad más importante de un buen agente de seguros. Aquellos que trabajan en este campo deben ser absolutamente capaces de manejar el rechazo diario a lo largo de sus carreras y hacerlo con una sonrisa. Los buenos agentes de seguros entienden que cada “no” sólo los acerca a alguien que les dirá “sí”.

6) Ser honesto

Los agentes de seguros que usan el engaño para cerrar negocios rara vez se quedan en la misma compañía por mucho tiempo. Un buen agente sabe que decir la verdad por adelantado ganará el respeto y la confianza de los clientes y ayudará a su fidelización a lo largo del tiempo.

7) Conocer los productos y servicios

Un buen agente de seguros podrá ofrecer una amplia selección de productos y servicios que puedan satisfacer cualquier necesidad razonable que pueda tener un cliente.

8) Tener conocimientos técnicos

Un agente de seguros sabe mucho más que vender una póliza. El agente debe comprender los aspectos fiscales y legales de los productos que vende y cómo están diseñados para encajar en la situación financiera general del cliente.

¿QUIERES SABER MÁS?

CONTÁCTANOS